Se encuentra usted aquí

Trashumancia y Naturaleza: 25 años reconectando voluntades, rebaños y territorio para la biodiversidad

Fecha de creación: 
Viernes, 27 Octubre, 2017

El pasado 22 de octubre la cañada segoviana, a su paso por el centro de la capital de España, volvió a ser testigo del tránsito de los rebaños merinos procedentes de la cordillera Cantábrica camino de Extremadura, sumando así 24 años desde la primera ocasión que la reactivada memoria del origen de Madrid aportó una imagen que abrió entonces los noticiarios internacionales y hoy sigue asombrando al mundo. Al frente de las ovejas, pastores y mayorales que reclaman lo propio en la capital cada otoño, ha estado desde el comienzo una de las personas más destacadas en la conservación de la naturaleza que ha dado Europa en los últimos 70 años, un pionero en la custodia del territorio: Jesús Garzón, “Suso el Grande” para sus incontables amigos.

La Asociación Concejo de la Mesta nació atendiendo al llamamiento de la “Cumbre de la Tierra” de Río en 1992, iniciando ese mismo año el Proyecto 2001. El objetivo principal era la conservación y uso de la ingente red de vías pecuarias, como corredores ecológicos vertebradores de la península ibérica, a través del fomento de la trashumancia con razas autóctonas y la puesta en marcha de otras iniciativas que favorezcan la incorporación laboral de la población rural.

Suso destaca que “el Proyecto 2001 tuvo un impacto insospechado, las imágenes de los rebaños reconquistando la ciudad de Madrid en 1994 tuvieron una repercusión nacional e internacional espectacular. Todo ello contribuyó a la aprobación un año más tarde de la Ley de Vías Pecuarias 3/95, un pilar fundamental en el que nos apoyamos desde entonces, puesto que declara las cañadas, cordeles y veredas como Bienes de Dominio Público, reservados prioritariamente para el tránsito ganadero.Desde entonces hasta el pasado abril de 2017, cuando el Consejo de Ministros declaró en el Real Decreto 385/2017 la Trashumancia como Patrimonio Cultural Inmaterial del Reino de España (B.O.E. 86 de 11.04.2017), hemos recuperado más de 93.000 km andando con los rebaños trashumantes por las vías pecuarias”.

La asociación fomenta la trashumancia de los ganaderos que transitan con sus rebaños por las cañadas para la recuperación de la Red Nacional de Vías Pecuarias, en el marco del Convenio Internacional sobre la Diversidad Biológica (art.8 j). Para ayudar a los ganaderos trashumantes, el Concejo de la Mesta, primero, y Trashumancia y Naturaleza (TyN), a partir de 1997, mantienen desde sus fundaciones estrechos contactos con el actual Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) y la Comisión Europea. Un paso importante fue conseguir incluir la trashumancia en el Programa de Medidas Agroambientales, con el fin de que los ganaderos trashumantes recibieran un apoyo financiero para su labor. También afrontan las usurpaciones y ocupaciones ilegales de las cañadas, un problema que a pesar del esfuerzo y los avances cosechados sigue existiendo hoy en día.

Garzón destaca que “desde 1994 hemos contribuido, con la ayuda de muchas personas, y apoyo de algunas instituciones como la Fundación MAVA, al desplazamiento de más de 300.000 ovejas, 28.000 vacas y 3.500 cabras de razas autóctonas, con sus pastores, perros y caballerías, recorriendo más de 93.000 km por vías pecuarias abandonadas en su mayoría desde hacía muchos años. Además de la importancia ecológica de estos desplazamientos, recuperando la conectividad a larga distancia entre los espacios protegidos de la Red Natura 2000, dispersando con los ganados trashumantes unos 90.000 millones de semillas y 54.000 toneladas de abono, pastoreando una superficie de 470.000 hectáreas a lo largo de cañadas, cordeles y veredas de 27 provincias distintas, se ha logrado así recuperar socialmente el prestigio y la importancia de la profesión del pastor, protagonista de la gestión sostenible de nuestro territorio y de su extraordinaria biodiversidad”.

Gran parte del esfuerzo de TyN se destina a las gestiones administrativas y sociales para facilitar que los rebaños trashumantes puedan recorrer las cañadas atravesando diferentes comunidades autónomas, con normativas sanitarias que a veces dificultan el tránsito, además de la falta de abrevaderos y las infraestructuras necesarias que se fueron perdiendo y es necesario recuperar. Para todo ello la labor del voluntariado que moviliza TyN es fundamental. “Nuestro trabajo con los ganaderos mana de la custodia del territorio, una dinámica de acuerdos para la conservación que en Extremadura comenzamos a utilizar en los años 70 y 80 con ADENA y ADENEX, sobre todo en el entorno de lo que hoy es el Parque Nacional de Monfragüe, seriamente amenazado entonces pero que, afortunadamente, ya contaba con propietarios privados muy sensibilizados con la protección del patrimonio natural con los que pudimos establecer alianzas”, recuerda Suso.

En la actualidad TyN tiene doce acuerdos de custodia firmados con ganaderos trashumantes y propietarios de pastos sumando un total de 17.000 ha y 4.300 km de vías pecuarias repartidas por Cáceres, Badajoz, Ciudad Real, Jaén, Valencia, Ávila, Guadalajara, Cuenca y Teruel.

La entidad utiliza un modelo de acuerdo para todos los casos, con una duración inicial de cinco años revisables anualmente, donde los ganaderos se comprometen a las siguientes acciones:

 

- Mantener unas ganaderías de razas autóctonas gestionadas de forma tradicional para garantizar la conservación sostenible de los pastizales de invierno en los valles y de verano en las montañas, que aseguren el bienestar de los animales y su alimentación natural adaptada a las mejores condiciones posibles de los distintos ecosistemas.

 

- Producir de esta forma alimentos de alta calidad y otros productos importantes socialmente, brindando servicios ecosistémicos, culturales, científicos y turísticos.

 

- Mantener el arbolado autóctono y los mosaicos de arbustos y matorrales de forma adecuada mediante podas y aclareos para garantizar la biodiversidad.

 

- Evitar el uso de productos químicos, como abonos artificiales y herbicidas tóxicos, para evitar la contaminación del suelo y de las aguas, ahorrando en todo lo posible combustibles no renovables y limitando el uso de agua y de energía.

 

- Conservar el patrimonio arquitectónico relacionado con el manejo ganadero, como paredes de piedra o adobe, apriscos, chiqueros, majadas, chozos, zahúrdas, parideras, contaderos y cualquier otra estructura relacionada con la cultura ganadera.

 

- Mejorar todo lo posible las fuentes, abrevaderos, charcas, balsas, pozos, arroyos, márgenes de ríos, etc. para mantener su limpieza y  perfecto estado de utilización.

 

- Contribuir a la conservación de la naturaleza, especialmente de aquellas especies escasas o amenazadas, colaborando en este sentido con las administraciones públicas  y denunciando cualquier infracción de que se tenga conocimiento.

 

- Respetar al máximo la legislación referente al control y prevención de incendios forestales, así como las medidas sanitarias aplicables a la ganadería y a la eliminación de residuos, dejando las carroñas en lugares adecuados para las aves necrófagas.

 

- Colaborar en las actividades educativas con niños y jóvenes, así como en labores de voluntariado para fomentar vocaciones que garanticen a medio y largo plazo la continuidad de la profesión ganadera trashumante.

 

Por su parte TyH se compromete a realizar diferentes acciones en favor de los propietarios, entre otras “facilitar a los ganaderos todo el apoyo que sea necesario en gestiones con la Administración para el cumplimiento de los fines de este convenio, así como proporcionarles asistencia técnica, personal auxiliar y los materiales innovadores que sean necesarios para realizar sus actividades en condiciones de comodidad y eficacia”, como son bombas de agua ligeras, generadores, vallados y pastores eléctricos, material de acampada, etc. Otro aspecto de los acuerdos de custodia donde TyH pone mucho esfuerzo es en la educación ambiental y divulgación dirigida a escolares.

 

 

Garzón afirma que “la conservación de la biodiversidad y la conectividad entre los espacios de la Red Natura 2000, se ve muy favorecida por la recuperación de las prácticas tradicionales de pastoreo itinerante y el desplazamiento estacional de razas autóctonas trashumantes a través de las vías pecuarias. Algo que se puede deducir de los datos de la siguiente tabla y en la casi interminable lista de espacios naturales que atraviesan los rebaños de uno de los citados acuerdos de custodia cada año:

   “Durante sus recorridos trashumantes en mayo y junio y en octubre y noviembre, estas ganaderías contribuirán a la conectividad entre los citados espacios de La Serena y de Picos de Europa, distantes entre sí más de 600 Km, para lo cual atravesarán otras importantes áreas de la Red Natura 2000, como  Sierra de la Villuercas y Valle de Guadarranque (ES4320039), el Río Almonte (ES4320018), Llanos de Zorita y Embalse de Sierra Brava (ES0000333), Monfragüe (ES4320077) y Valle del  Tiétar (ES0000089),  en Extremadura, así como la Sierra de Gredos (ES4110002), la Sierra de la Paramera y la Serrota (ES4110034) y el Campo Azálvaro (ES4110097), en Ávila, los Montes del Cerrato (ES4140053) y los Montes Torozos (ES4140129), en Valladolid, las Lagunas del Canal de Castilla (ES0000205) y Fuentes Carrionas (ES4140011), en Palencia, Picos de Europa (ES0000003), en León. Al regreso se cruzan los Encinares del Adaja y el Voltoya (ES4110103) y la Sierra de Guadarrama (ES4160109), entre Segovia y Madrid, los Pinares de Almorox (ES0000391) y los Montes de Toledo (ES0000093),  en Toledo y La Mancha norte (ES0000170), en Ciudad Real”.

 

 

 

Mantener la funcionalidad ecológica y cultural de las cañadas hace imprescindible poner en valor la viabilidad económica de la trashumancia en España y su gran potencial para la creación de empleo en el medio rural. Otro reto inaplazable es apostar por nuevos modelos de desarrollo compatibles con la utilización de las vías pecuarias por el ganado, como pueden ser las iniciativas de ecoturismo que ya comienzan a darse. Estas cuestiones y otras se abordaron de forma coral para redactar un trabajo donde también colaboró TyN junto a muchos más agentes: el Libro Blanco de la Trashumancia”.

 

En la actualidad TyN junto con el Concejo de la Mesta está inmersa en un nuevo y ambicioso proyecto que Suso justifica “por la crítica situación actual de falta de relevo generacional, debido al progresivo abandono de los antiguos ganaderos, unido al cambio climático y sequías prolongadas que afectan gravemente a la trashumancia. Por ello estamos pidiendo apoyo a la ciudadanía para la adquisición por suscripción popular -o crowdfunding como le llaman ahora- de rebaños de ovejas merinas que tengan como principal cometido la conservación de las cañadas a largo plazo. El primer rebaño ya está en marcha, partió a principios de octubre desde la comarca leonesa de Babia, atravesó Madrid en la XXIV Fiesta de la Trashumancia y continúa su recorrido hacia Extremadura, donde pasará el invierno entre grullas y avutardas en las comarcas próximas al Parque Nacional de Monfragüe”.

 

El objetivo final del proyecto (Objetivo 2020) es disponer de un rebaño trashumante en cada una de las 10 cañadas reales de la red nacional, para que recorran en primavera y otoño estos corredores ecológicos entre valles y montañas, generando empleo de calidad y conservando los servicios ambientales que ofrecen, al tiempo que se desarrollan actividades educativas y culturales en todas las poblaciones del itinerario. 

 

En el próximo 2018 se cumplen 800 años del comienzo de la Mesta en Aragón y 600 del inicio de la firma de Las Concordias por las cuales los rebaños tienen derecho a transitar por el centro de Madrid la capital de España. Suso finaliza subrayando que “tanto el Ayuntamiento de Madrid, como el Gobierno de la comunidad autónoma  y el MAPAMA han ofrecido todo su apoyo para que estas señaladas efemérides sean celebradas como merecen, pero también necesitamos la colaboración de todos los amantes de la naturaleza para que cada Cañada Real tenga su propio rebaño de mantenimiento”.

 

Información complementaria campaña Cada cañada con su rebaño.  Concejo de la Mesta y Asociación Trashumancia y Natraleza

 

 

Entrevista a Suso Garzón en ‘El Bosque habitado’ de Radio 3

 

 

Suso Garzón, en presencia de ganaderos y autoridades de las Bardenas Reales de Navarra, dando el disparo tradicional que abre El Paso, en el paraje del mismo nombre, a los rebaños que trashuman desde el Pirineo a la Bardena. La trashumancia está estrechamente ligada al origen histórico de este excepcional comunal que también cuenta con destacadas experiencias de custodia del territorio. Al fondo se distingue el imponente monumento al Pastor Bardenero, cuya imagen encabeza este artículo. Foto Óscar Prada, 17 de septiembre 2017.